lunes, enero 31, 2005

 

Sehnsucht nach dir

Ich hab' Sehnsucht nach dir, mein Schatz. Sehnsucht. Sehnsucht.
Sehnsucht nach deinem Umarmungen und Küssen.
Sehnsucht nach unsere guten Zeiten.
Sehnsucht nach unserem kicheln.
Sehnsucht nach unseren Diskussionen.
Sehnsucht nach unseren Schweigen.
Sehnsucht nach deine Haut.
Sehnsucht nach alles gites und alles nicht so guttes...
...Einfach Sehnsucht nach dir.

 

Año 7 despues de

Allí estaban los dos sentados mirando la carta del menú, aunque ya sabían lo que iban a pedir. Fue el sitio elegido para el primer aniversario y después de éste, todos los demás, seis más. En la mesa de al lado había cuatro parejas que rondaban los 65 años. Se lo estaban pasando en grande.
Pidieron. Comieron. La conversación era escasa. Terminando el segundo plato él le dice: "no se te ve muy conforme" a lo que ella contestó:"ni a ti". Otra vez silencio. Las miradas apenas se cruzaban. Él observaba a las cuatro parejas y ella a dos familias que tenía enfrente.
Él: yo querer te quiero
Ella: yo también
silencio.
Ella: tú querer me quieres..., ¿pero?
Él: ¿pero?
Ella: Si, ¿pero...?
Él: No sé.
Era su respuesta más utilizada cuando una conversación empieza a incomodarlo.
Se acabaron el postre.
Él: Nos trae la cuenta, por favor?
Cada uno buscaba en su cartera.
Él: Deja, ya pago yo.
Ella insistió. Mientras él guardaba otra vez su cartera, ella miraba las parejas de al lado y sonrió con lágrimas en los ojos. Ël se dió cuenta que el brillo de sus ojos no se debía a felicidad a lo que respondió con una prisa en irse de aquel restaurante italiano.
Lo habitual hubiese sido unas copas y pasar la noche juntos.
Se fueron a tomar... una cerveza. No la acabaron. En menos de tres horas ella se bajaba del coche de él. Cogía sus llaves y abrió el portal. Él espero a que ella entrara. Él le dijo adios con la mano una vez dentro del portal y se dio la vuelta para subir las escaleras. Oyó el motor del coche como se alejaba.



sábado, enero 22, 2005

 

Leben und leben lassen

Vive y deja vivir. ¿Qué le pasa a la gente que disfruta hablando de los demás, y que rara vez es para bien? Puede que sea por aburrimiento, por falta de vida propia, por deporte nacional... Qué rara es la gente, con la de mierda que cada uno tendrá en su casa, intentando rascar la mierda de los demás, y por si fuera poco a veces incluso se inventan la mierda y va llenando a los demás de más mierda. Pues para todos ellos; íros literalmente a la mierda.

lunes, enero 17, 2005

 

34

Hoy cumples años. Hoy he brindado en tu honor. Hoy he celebrado contigo. Hoy nos hemos reído. Extraño que a tus 34 años sigas teniendo fisico de un muchacho de 20 y que los demás no te vean cuando yo te he felicitado.
Ich liebe dich, mein bruder.

martes, enero 11, 2005

 

Hogar VII

Tenía un gran complejo de inferioridad. Nunca me había sentido tan ignorante. Me costaba tener una conversación con mis compañeros; por una parte el idioma parecía otro y me parecían unos inmaduros. Huí en las gramáticas y libros de curso. Tenía la sensación que los demás también me consideraban bastante ignorante. Una vez superado ese año y al empezar el Bachiller ya me sentía un poco más segura de mi misma. También ayudó el hecho que ahora parecía tener amigos, sobretodo a cuatro amigas. Las notas no eran malas aunque yo sentía que me tenía que esforzar en mejorar mi gramática. Los profes también se esforzaban en descifrar todo lo que escribía en los exámenes, y aunque siempre me bajaba la nota global por faltas o por falta de claridad escrita, las notas no eran malas. Ya no me sentía tan burra, porque me dí cuenta que yo estaba aprendiendo lo que mis compañaros ya sabían, pero yo sabía y había visto cosas que ellos no.
En casa las cosas también iban mejorando. Mi relación con mi madre mejoró poco a poco y creo que aprendí a quererla como hasta entonces no lo había hecho. Aunque todo indicaba que me iba a reestablecer pronto, yo necesitaba una escapada de un mes mínimo fuera de lo que ahora era mi hogar. En cierto modo, ahogaba. Me daba igual irme a mi tierra natal o al extranjero con la excusa de aprender inglés, la cuestión era salir de ahí.
En el colegio estuve dos años más. Después me fui para el instituto público por voluntad propia. Mi madre estaba asustada, temía que en la pública no me fuesen a ayudar como el la privada. El primer trimestre me costó un poco, pero pronto volví a sentirme segura.
Allí fue donde lo conocí a él, Álvaro. Después de haber intercambiado la quinta frase ya "eramos novios" como él decía.
Los años que siguieron me fui a la universidad, donde también pasaba mucho tiempo y donde sigo con el doctorado. Allí me volvió el sentimiento de inferioridad que aún perdura.
Hogar es mi madre, es el marido de mi madre, son mis cuatro soles, es Álvaro, son la gente que me quiere y tambien la que no tanto,...es todo lo que me rodeó, me rodea y me va a rodear. Cualquier sitio, persona u objeto puede ser mi hogar. El hogar me ahoga aún hoy en día y a veces necesito estar lejos de el, y creo que eso es así porque necesito saber que tengo y debo volver a un punto fijo, un punto donde yo soy una pieza inreemplazable.
Escribo mi último hogar después de estas fechas donde se supone que donde uno tiene que estar es en su hogar, sino solo hay que ver las peliculas que emiten y los anuncios tal como el de "vuelve a casa por navidad"...
Una habitación de mi hogar es ahora este blog. Quizás la más personal.

This page is powered by Blogger. Isn't yours?