martes, septiembre 21, 2004

 

El primer día de cole

Estamos en el mes de la vuelta al cole y es inevitable recordar la época cuando eras tú que entraba en el aula empezando un nuevo curso, pero fue leyendo un post de maRia el que me recordó a mi primer día de colegio que ahora quiero compartir con vosotros.
maRia escribió un post precioso sobre la dulcura del aprendizaje. Yo siempre fui de la opinión que la ignoracia era la felicidad, pero soy por naturaleza demasiado curiosa como para quedarme en la ignorancia. Aunque cuando sabes más parece todo lo contrario, te dás cuenta de lo poco que sabes.
Mi primer día de cole recuerdo que me levanté muy excitada. tenía mi ropa encima de la silla de mi habitación que mi madre ya había preparado el día anterior. Recuerdo que de camino iba cogida de la mano de mi madre y mientras ella me decía que me lo iba a pasar muy bien (supongo que temí que empecara a llorar) y que tenía que hacer caso a todo lo que me dijera la Fraulein (la "seño"), yo me iba imaginando lo que me iba a encontrar. Nadie lloró el primer día de cole. Nos dieron un es especie de sombrero de papel. Era un cono, y en él caramelos y demás chuminadas que nos endulcaron nuestro primer día de aprendizaje. Además ello ayudó a hacer amigos, porque intercambiamos caramelos entre nosotros. Había dos clases, Luna y Sol. La mía era Sol. Nada más entrar estaban unos bancos y perchas. Como yo estaba en la clase del Sol tenía que ir a la derecha donde se encontraba mi percha para colgar abrigo, bufanda, zapatos, etc. Como la mayoría aún no sabían ni leer ni escribir, para reconocer su nombre, que se encontraba en cada percha, lo que hacían era coger una letra de tu nombre y dibujar muy colorido una figura para que cada uno pudiera reconocer facilmente su sitio. mi nombre, Sonja, aprovecharon la J y dibujaron un paraguas. La J era el mango del paraguas. Aunque yo me sentía muy orgullosa porque había reconocido mi nombre sin que me tuvieran que decir cuál era mi figura. Era agradable sentir el calor de ese sitio. Solíamos llegar tan abrigados que nos llegábamos a caer, dificilmente nos podríamos levantar. Pero al llegar allí todo cambiaba. Te despojabas de todo y te quedabas con lo justo y con tus zapatillas. Como estar por casa.

lunes, septiembre 13, 2004

 

híbrido

El que me conoce sabe que si alguien me pregunta ¿De dónde eres?
primero analizo quién me hace la pregunta, porque me quedo un poco confusa y me encantaría responder; ¿A qué te refieres; dónde vivo, dónde nací, donde me crié, de donde son mis padres, de dónde me siento...?
Llegué a pensar que no encajaba en ninguna parte, pero ahora me doy cuenta que es estupendo ser un híbrido...aunque suene fatal.

viernes, septiembre 03, 2004

 

...días de reflexión

Estos días me apetecía escribir sobre infinidad de cosas que me pasaban por la cabeza.
Pero, todo se teñía de un color bastante oscuro, casi llegando a negro.
Así que decidí dejar pasar unos días. Quiero que mi blog siga con unos tonos de azul y naranja.
Lo que sí hice fue leer infinidad de blogs. me gustaría añadirlos al mío, pero no sé cómo se hace... seguiré investigando... es que las nuevas tecnologías no se hicieron para mi.

This page is powered by Blogger. Isn't yours?